martes, julio 18, 2006

Amanece en mí [Migdalia B. Mansilla R.]



¡Ven!
amanece entre mis brazos,
acomódate en mi pecho,
sí, en el lado
donde el espacio te aguarda,
donde pueda acariciar tu pelo
y al alzar tu cara,
tus ojos se encuentren con los míos
enredando nuestras miradas.

¡Ven¡,
siéntate a mi lado,
despréndete de mis pupilas,
observa la sierra que se levanta
ante nosotros,
con sus picos nevados,
con las nubes bajitas
y la llovizna atardecida.

Mira las golondrinas
que migraron hasta aquí,
respira el aroma que
de la montaña llega,
dibuja en tu memoria
los colores que la adornan,
con las espigas rojas y amarillas
que del Niño Jesús dicen ser,

porque ya es casi Diciembre,
porque el año se termina,
porque el amor se viste
de Navidad temprana,
porque la vida te me trajo
como un don
ante tanta ausencia.

¡Ven!
duérmete en mi pecho
y acaricia la noche en los poros de mi piel.


Migdalia B. Mansilla R.
Fecha: ahora, cuando al cerrar los ojos puedo mirar el mar detrás de mis montañas.
Noviembre 25 de 2003

2 comentarios:

Carmenluisa dijo...

Cuando "GRACIAS" queda reducida al simplismo ineficáz de la palabra, te asigno este sitio privilegiado que desde mi corazón, andará la eternidad de los silencios.

Gus... dijo...

Bello poema Midgalia que muestra la poeta que sos...
Un abrazo Gus.